Idiomas:

Panamá y su nueva realidad en la actual coyuntura, a 25 años de la invasión norteamericana del 89.

Por: Rubén Sousa Diez. 30 de marzo del 2015.

Viva PanamáEl XIX Seminario “Los Partidos y una nueva Sociedad, organizado por el Partido del Trabajo de México, transcurre en una situación internacional compleja, la cual aún se sigue desarrollando en el marco de la crisis iniciada en el 2008, pero no por ello, esta situación deja de ofrecernos muchas oportunidades para los movimientos sociales alternativos que se tejen en cada uno de nuestros países. En términos generales, cada día está más claro la perdida de la gran hegemonía de los EE UU en decidir, casi de manera absoluta, el destino de la humanidad, sobre todo después de la caída del muro de Berlín cuando surgió con gran fuerza la idea de la posibilidad de un mundo unipolar, que ponía fin a la historia, según el decir de algunos y condenaba a los pueblos a la voluntad y designios de un poder central, omnímodo que todos debían obedecer.

Uno de los rasgos más importantes de la actual humanidad es el resquebrajamiento de esa idea con el surgimiento de nuevas fuerzas que en la práctica proponen de hecho un mundo multipolar, en la búsqueda de nuevos balances que hagan posible construir otras alternativas al mundo de la concentración de riquezas en muy pocas manos y la expansión de una gran pobreza en el resto de los mortales.

Los fenómenos que hoy vivimos en Latinoamérica son el reflejo de los cambios que se vienen produciendo con la nueva correlación de fuerza donde la ofensiva la llevan los gobiernos progresistas, democráticos y hasta revolucionarios, que dirigen procesos de liberación nacional, en sus respectivos países.

Uno de los últimos acontecimientos en este sentido, ha sido el inicio del proceso de normalización de las relaciones entre Cuba y los Estados Unidos. Es claro que el logro de esta normalización que ha comenzado con el proceso de restablecimiento de las relaciones diplomáticas, no podrá ser perfeccionado si no se toman en cuenta los justos reclamos de la parte cubana en torno a poner fin al criminal bloqueo, la devolución de la base de Guantánamo, entre otros.

A pesar de la crisis de los precios de muchas materias primas y del petróleo y sus consecuencias de depresión económica, no ha ocurrido la caída tan esperada del Proceso que transcurre en Venezuela así como en su momento se dio en el Chile de Salvador Allende. En este sentido, podemos decir que eso se ha debido en parte al nuevo entramado de fuerzas y relaciones que se empezó a construir bajo la conducción del líder de esa revolución, Comandante Hugo Chávez Frías, y que representa desde nuestra óptica, su más preciado legado a la Revolución Latinoamericana.

Nuestro partido, el Partido del Pueblo de Panamá, junto a otras fuerzas democráticas, de izquierda y revolucionarias de nuestro país, espera contribuir en la medida de sus posibilidades a que el espacio que se abre con la realización de la Cumbre de las América, en Panamá en el mes de abril del año en curso, sirva para la discusión constructiva de los problemas que hoy gravitan sobre nuestras naciones y podamos así seguir avanzando en la construcción de un mundo multipolar que representa por ahora el camino que nos puede garantizar un mundo sostenible y en paz.

En el caso de Europa, la situación se presenta aun un poco confusa pero lo cierto es que en este continente se viene marchando desde una situación de dominio unipolar de los EEUU y sus aliados a otra en la cual han surgido nuevas fuerzas que disputan esa hegemonía y luchan por la existencia de otras visiones del mundo más acorde con las necesidades intereses de sus pueblos.

Esta situación de lucha por la existencia de un mundo multipolar se complica por las amenazas y las últimas acciones de los EEUU y sus aliados en el caso de Ucrania, Siria, Rusia, lo que nos indican que se está apostando a evitar la pérdida de la hegemonía por la vía militar con lo que se estaría poniendo a la humanidad al borde de un gran conflicto bélico

En el caso de Asia, también se han producido cambios transcendentales marcados por los éxitos en la construcción de una nueva sociedad en China y Viet Nam, lo que irradia confianza en otros países como Corea del Sur, en el sentido de que es posible nuevas relaciones más allá de las tradicionales, impregnadas por los intereses imperiales de domino de esa zona del 0rbe.

Nuestro país Panamá se desarrolla bajo la influencia de todos estos acondicionamientos de carácter internacional, pero por su proximidad, los eventos latinoamericanos, son más determinantes.

En nuestro país se acaba de inaugurar una nueva administración gubernamental que remplaza en lo formal, al gobierno autocrático de Ricardo Martinelli, que por su estilo de gestión de alta corrupción en todos los niveles del aparato estatal, nos ha llevado al borde de la bancarrota de las finanzas públicas.

En el país, el gran rechazo que engendró la política autocrática de Ricardo Martinelli, que en varias ocasiones hizo gala de una gran capacidad represiva con saldo de muchos muertos y lisiados de por vida, permitió la configuración de una masa crítica con la participación de las más diversas fuerzas y cuyo objetivo fue el de no permitir, en las elecciones de mayo del 2014, la permanencia en el poder del partido Cambio Democrático, perteneciente al Señor Martinelli.

La forma en que surge el nuevo gobierno, acondicionada por la unidad de gran parte del pueblo en torno a la lucha contra la autocracia de Martinelli ha comprometido al nuevo presidente del País Juan Carlos Varela, a iniciar una lucha contra los delitos de corrupción de los funcionarios de la anterior administración lo cual por su profundidad y extensión amenaza hasta los cimientos del actual estado burgués panameño, en el sentido de que en nuestro país se debe ya producir cambios constitucionales completos que permitan estructurar un nuevo estado mas incluyente y democrático, con carácter participativo del pueblo en la solución de sus propios problemas.

Esta situación surgida en la nueva coyuntura por la que atraviesa el país nos crea posibilidades de profundizar y ampliar a otros actores sociales la tarea de construir el sujeto social capaz de producir los cambios necesarios y posibles en la dirección del avance hacia una democracia participativa, no excluyente, la cual se deberá desenvolver aun dentro del sistema capitalista que existe en Panamá.

De acuerdo a nuestra organización, el Partido del Pueblo de Panamá, el partido de los comunistas panameños, estamos en un país con un gobierno de derecha, que surge en la circunstancias de estar inmerso en una lucha inter-burguesa, entre las diferentes facciones del capital financiero que tratan de conseguir los mejores posicionamientos para continuar con la política del saqueo y la desposesión utilizando para ello el poder que se obtiene desde el estado a su servicio. Por más que parezca contradictorio, esta situación actual de la coyuntura panameña nos permite desarrollar una táctica que tome en cuenta que la situación de enfrentamiento inter-burgues, coloca al gobierno en la situación de que para no sucumbir al acecho de las fuerzas del Martinelato, debe crear las condiciones de más democracia que permita nuevas convergencias con otras fuerzas, incluyendo a las del movimiento popular. En estas circunstancias, nuestro partido desarrolla su táctica actual llamada de apertura pues la misma va dirigida al aprovechamiento de la necesidad de construcción de nuevas convergencias que tienen las fuerzas que detentan actualmente el poder gubernamental, para lo cual serán necesarias nuevas aperturas democráticas que debemos utilizar para continuar la construcción del sujeto revolucionario que impulse cambios más profundos en la sociedad Esta táctica en apertura, además, deberá ser en ofensiva pues con la misma pretendemos ocupar los espacios dejados por la autocracia de Martinelli en su repliegue producido después de su derrota electoral de mayo del 2014.

Miembro del Área Internacional del Partido del Pueblo de Panamá.

Mesa de Redacción de Orientación y Lucha Digital o Web Master