Idiomas:

Izquierda a Debate

1. Varela, proclamado presidente electo de Panamá.

2. Sobre las elecciones 2014, los planes engañosos y las tibiezas ideológicas.


Por la construccion de un estado de democracia nacional.
Ojalá se haga realidad. 25/05/2014
Tomado de La voz del Sandidismo Resolución de la Alianza Estratégica Nacional sobre la lucha de los educadores. 18/05/2014
Tomado de La voz del Sandidismo
Aprender, aprender y aprender. 18/05/2014
Tomado de La voz del Sandidismo
Tuits post electorales. 18/05/2014
Detengan la represión contra el pueblo. ¿Por que jode el tucán? 18/05/2014
Detengan la represión contra el pueblo. Ucrania: La espada de Damocles europea. 12/05/2014
Comunicado de la SPMG a sus bases.
¿Un nuevo comienzo? 09/05/2014
Democracia nacional
Elecciones: se separa el trigo de la paja. 08/05/2014
Panamá libre y soberana.
“Panamá Profundo”. 08/05/2014
Detengan la represión contra el pueblo. ¡El primero de mayo es nuestro! 02/05/2014
Comunicado de la COMENENAL a sus bases. Loor al maestro. 20/04/2014
Tomado de La voz del Sandidismo
La República en tiempos de crisis. 20/04/2014
Panamá libre y soberana.
Comunicado Emplazatorio al Gobierno Nacional. 11/04/2014
Comunicado de la SPMG a sus bases.
El palacio de las ilusiones en el país de los arcoíris. Parte II. 10/04/2014
El socialismo es el presente y el futuro.
¿De qué renovación se trata? 05/04/2014

Ojalá se haga realidad.

Por: Alessandra Ocalagan. 25 de mayo del 2014.

Jované Presidente

El pasado 4 de mayo, todos los panameños y panameñas decidimos ejercer nuestro derecho y deber como ciudadanos, con entusiasmo, pasión y patriotismo, pero, ¿habremos los ciudadanos de este hermoso país ejercido nuestro voto con conciencia, bajo un análisis que conlleva una exhaustiva evaluación, con determinación y dignidad nacional?. Como podríamos saber si realmente elegimos al nuevo gobernante de Panamá que posee intrínsecamente las virtudes que componen la ética de un buen ser humano, las costumbres de un buen servidor, la audacia, la inteligencia y la voluntad de dirigir un país que sufre de una progresiva pérdida de su sentido de pertenecía. Es por esto que, en los próximos 5 años nos tocará velar por el cumplimiento de las promesas hechas en campaña electoral de nuestro nuevo mandatario, a la vez cuidar que la Constitución Política de la República, las leyes e instituciones del Estado, no sigan resquebrajándose como el fenómeno viral que presenciamos en los últimos años.

Los trazos que ha dejado el gobierno actual en cuanto al tema ambiental nacional son sumamente preocupantes, debido a la relativa ejecución de las normas constitucionales, leyes territoriales y convenios internacionales en los cuales Panamá es signataria, instrumentos jurídicos que claramente proveen una amplia protección a nuestros recursos naturales, con influencia local e internacional. Aun finalizando su período gubernamental presenciamos la insistencia en concentrar todos sus intereses en la ambición de un desarrollo limitado para este país.

Es incongruente hablar del desarrollo económico más alto de toda la región centroamericana o bien el más alto obtenido en el país, cuando presenciamos una de las más aberrantes distribuciones de riquezas a nivel de América Latina. El producto de este desarrollo económico incontrolado es el desabastecimiento de recursos adecuados para la vida humana, que no es ni más ni menos que nuestro medio ambiente. Hablar del restablecimiento de los impactos negativos al ambiente a cambio de monedas, es cuando empezamos a creer que somos eternos y podemos vencer aquello que su función en esta tierra es brindarnos una vida sin costo y sin límite alguno.

Nuestra Constitución Política bien nos plantea en su artículo 118  Es deber fundamental del Estado garantizar que la población viva en un ambiente sano y libre de contaminación, en donde el aire, el agua y los alimentos satisfagan los requerimientos del desarrollo adecuado de la vida humana”, queriendo decirnos esto que, quien tiene la suma responsabilidad de salvaguardar la vida humana dentro del territorio nacional, se le debe al Estado. Por ello, quien se encuentra al mando del Estado, elegido por su pueblo como característica de nuestra patria democrática, debe tener la capacidad de tener conciencia de aquellos valores que promueven la salubridad y el desarrollo continuo de una sociedad, sin codicias que filtran el veneno que intoxica el futuro de una nación capaz de enriquecer hasta el más pobre de sus calles.

Como habitantes de este territorio tenemos un deber, un rol, que nos lo exige nuestra Carta Magna, ser impulsores de ese desarrollo social y económico que se requiere para que nuestro espacio se encuentre libre de contaminación, de todo tipo; exista un equilibrio ecológico y se evite la destrucción de nuestras fuentes de supervivencia, que son nuestros ecosistemas. Nuestra participación cívica debe estar presente y fuerte contra los constantes ataques que promueven el desequilibro tan aterrador que enfrentamos actualmente con nuestro ambiente; al entender que todas nuestras riquezas, nuestro oxígeno, nuestro alimento, nuestra cultura proviene de él, ahí  entonces sabremos que nuestra batalla contra la conciencia de un desarrollo económico a toda costa, sin importar que pueda pasar mañana, deberá ser permanente.

Gratos somos aquellos nacidos en este país, por su abundante diversidad, no solamente biológica, sino cultural, pero ingratos somos si continuamos indiferentes ante la evidente apropiación y destrucción de recursos que nos pertenecen a todos por igual. Por esto, a nuestro futuro presidente le pido que deje la ambición fuera de las tierras indispensables para la sostenibilidad, sobretodo que logre medir realmente que sopesa más atender, la real necesidad de su pueblo o la vanidad y la avaricia de unos cuantos. Un pequeño deseo ojalá se haga realidad.

Miembro fundador del Centro Especializado de Estudios de Derecho Administrativo de Panamá.

 

 


Mesa de Redacción de Orientación y Lucha Digital o Web Master