Idiomas:

Izquierda a Debate

1. El peligro, cada vez más cerca.

2. El “pecado original” de la burguesía panameña: la corrupción


Comunicado de la SPMG a sus bases.
Tabasará: Entre la trascendencia cultural y los hechos consumados. 30/06/2015
Panamá soberana
Conmemoración de los 70 años de la derrota del ejército nazi fascista, por el Ejército Rojo. 23/06/2015
Asamblea Constituyente Originaria. 23/06/2015
Foto de Carlos Acevedo Sobre la formación de médicos panameños en Cuba. 23/06/2015
Constituyente originaria, ¡Ya!. Barro Blanco. 17/06/2015
Tomado de La voz del Sandidismo
¿De y por qué nos quejamos? 11/06/2015
Panamá libre y soberana.
El General Melo: un bolivariano patriota e internacionalista. 11/06/2015
Constituyente ¡Ya!
Correoso: un ejemplo de consecuencia popular, anti oligárquico y antimperialista. 11/06/2015
El socialismo es el presente y el futuro. La salud como herramienta estratégico política. 11/06/2015
Por la construccion de un estado de democracia nacional.
Llanto de Cocodrilo. 09/05/2015
Todos por Panamá Escuelas Públicas: Cenicientas de la educación panameña. 09/06/2015
Detengan la represión contra el pueblo. ¡Constituyente ya! 08/06/2015
Síntoma del deterioro de una sociedad. 08/06/2015
Paz para el mundo, No a la guerra.
Rompimiento de la Mesa de Diálogo de Barro Blanco. 08/06/2015
Detengan la represión contra el pueblo.
A propósito del la memoria histórica: Colón ardía aquel fatídico junio de 1966. 06/06/2015
Por un estado de democracia nacional La cultura del hacer sin hacer. 05/06/2015

Tabasará: Entre la trascendencia cultural y los hechos consumados.

Por: Juan Carlos Mas. 30 de junio del 2015.

Foto de archivo.

Cuando se aborda el problema de la represa del Tabasará  generalmente se hace bajo dos enfoques: El primero el razonamiento de derecho que argumenta el  pueblo Ngobe, y que es a todas luces legítimo; el segundo es el de los hechos consumados que postula que demoler una obra en tal estado de avance es un contrasentido.

En realidad la concesión original,  en su diseño y ejecución, tenía una cota superior  que no afectaba las tierras indígenas,  pero sus ejecutores sabían que la altura planeada seria ineficiente a los propósitos de generar energía rentable. Sin embargo mantuvieron este hecho en silencio pactado para no producir alarmas. Una vez construida la base de la mole entonces acordaron levantar  la cota  y entonces sí que la inundación iba afectar  a los lugareños. Para entonces esgrimían una razón fáctica: la de los hechos consumados

Desde estos hechos cabe una deducción simple: Es la propiedad indígena la que la da factibilidad al proyecto, sin  ella el proyecto no tiene valor. Luego entonces a los indígenas les corresponde la co-propiedad  de la obra en conjunto con el Estado Panameño.

Los inversionistas originales tienen  una secuencia  delictiva múltiple: El engaño en el diseño, el abuso de los resortes de poder,  y el señalamiento de que sus altos niveles gerenciales están siendo enjuiciados en Honduras por desfalco a la seguridad social de ese país.

Obviamente con estos antecedentes no puede el Estado pensar en dar continuidad a la concesión y tampoco cabria la figura de indemnización, ya que su actividad dolosa ha causado serios perjuicios a la viabilidad y aceptabilidad del Estado panameño con su propia población

Una cosa a tener en cuenta es el carácter colectivo de la personería indígena, por lo cual es inaceptable la idea de acorralar  individualmente a los moradores y ofrecerle dádivas. No se puede pagar la propiedad colectiva ni con dádivas, ni ofreciendo escuelas o instalaciones de salud que -de por sí- son obligación del Estado. Lo que les correspondería seria la mitad de los derechos accionarios.  Por lo tanto  advertimos que la fuerza pública no debe  actuar como Jenízaros de Genisa.

Pero sí se debe  forzar la exclusión definitiva de Genisa y no aceptar el traspaso a cualquier otra empresa que esté  dispuesta a hacer un tumbe.

¿Qué hacer con el patrimonio cultural posiblemente afectado?

Deseamos traer como ejemplo un caso insignia: El problema encontrado por Egipto cuando decidió hacer la represa de Asuán .La represa era necesaria para los proyectos de modernización del país anhelados por Nasser. Prontamente encontró dos tipos de oposición: La de los invasores anglo-franco-israelíes que fueron derrotados y el movimiento cultural mundial que clamaba al cielo por el posible anegamiento de los monumentos de Abu Simbel.

La respuesta consecuente la hizo un movimiento mundial que exigió a la Unesco que salvara a los monumentos sin detener la ejecución de la presa. La Unesco se vio obligada a recolectar fondos para salvar el patrimonio cultural en peligro. En  1968, el complejo fue reubicado en una colina artificial, construida en terrenos próximos situados sobre el nivel del futuro lago Nasser.

El traslado de los templos evitó que quedaran sumergidos, tras la construcción de la presas de Asuán, por el embalse formado por las aguas del   río Nilo. El rescate fue iniciado en  1964 por un equipo multinacional de arqueólogos, ingenieros y operadores de equipo pesado que trabajaron juntos bajo el estandarte de la  Unesco. En total, costó unos 40 millones de  dólares de la época.

Si en nuestro país se consensuase y considerase al final necesarias y justificables  las inundaciones seria obligante  apelar a la Unesco para que movilice fondos para salvar al patrimonio cultural indígena. Tal salida seria adecuada siempre que la propiedad quede en manos del Estado y de la Nación indígena,  de lo contrario nada de nada.

 

 

 

 


Mesa de Redacción de Orientación y Lucha Digital o Web Master