Idiomas:

Izquierda a Debate

1. ¿Cómo reproducimos la cultura del capital?

2. Las razones de Victoriano Lorenzo.


Foto de Carlos Acevedo Un mes de mayo diferente. 26/05/2015
Constituyente originaria, ¡Ya!. COMENENAL ripostando pseudoverdades de Juan Carlos Tapia?. 25/05/2015
Tomado de La voz del Sandidismo
La caja y la democracia estamentaria. 24/05/2015
Panamá libre y soberana.
La crisis y la negación negada. 24/05/2015
Constituyente ¡Ya!
El manejo de la información. 24/05/2015
El socialismo es el presente y el futuro. Las Matemáticas del Gobierno de Varela. 24/05/2015
Por la construccion de un estado de democracia nacional.
Fuerza camaradas... 19/05/2015
Todos por Panamá Sobre la mesa de Salud. 19/05/2015
Detengan la represión contra el pueblo. La importancia de la maleabilidad de la propiedad intelectual. 15/05/2015
Un año después. 06/05/2015
Paz para el mundo, No a la guerra.
Saludo al 1 de mayo de 2015. 01/05/2015
Detengan la represión contra el pueblo.
Fundación Changmarin. 29/04/2015
Por un estado de democracia nacional Comunicado de la Alianza Estratégica Nacional. 29/04/2015
Comunicado de la SPMG a sus bases.
El despelote. 27/04/2015
Panamá soberana
La crisis de agua y energía eléctrica en Panamá Oeste. 26/04/2015
La ignorancia de una ministra. 26/04/2015

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Un mes de mayo diferente.

Por: Orientación y Lucha. 26 de mayo del 2015.

Por la democracia Nacional.En la cumbre de Las Américas el presidente de Estados Unidos nos hizo un llamado a olvidar la historia.  Eran cosas pasadas que no valían la pena recordar.  Días después propiciaba los ataques al pueblo Yemení.

Y es que la historia es un fuerte ingrediente cuando se trata de las relaciones de Estados Unidos con el mundo y por supuesto, con nuestro país.  Historia que la oligarquía panameña ha querido borrar del ser panameño, de nuestra conciencia colectiva como nación latinoamericana.

La oligarquía latinoamericana siempre ha querido decidir sobre el destino del istmo de Panamá, ya en  1834 el Congreso reunido en Bogotá autoriza al presidente Santander a negociar un contrato para construir una carretera, un ferrocarril o un canal, por el istmo de Panamá.  Conjuntamente con éstos movimientos la soldadesca yankee  reprime a los istmeños, que en 1851 alcanzaba la cifra de 138 108 habitantes.

Y desde entonces y hasta nuestros días las intervenciones norteamericanas en nuestro suelo fueron cada vez más descaradas y viles.   Buques de guerra estadounidenses procedían a intimidar a los habitantes y autoridades de las ciudades de Panamá y Colón, utilizaron el dólar como arma de guerra a través del gobierno de la Nueva Granada.

En 1903 el gobierno estadounidense y la oligarquía firman acuerdos que sentencian a muerte al General Victoriano Lorenzo y abonan el terreno para la entrega de territorios a los estadounidenses acción que queda confirmada en 1904 al entregarse simbólicamente (sic) la Zona del Canal al primer gobernador estadounidense George W. Davis.

Y estos gobernadores no solo se limitaron a usurpar nuestro derecho soberano en la zona del canal, sino que se atrevieron a dar opiniones sobre cómo se debía gobernar nuestro país, y peor, la oligarquía corría a obedecerlo, como pasó en 1916 donde “El gobierno americano exigió autoritariamente el desarme de la policía en las ciudades de Panamá y Colón”.

Y a pesar de todo, la clase trabajadora panameña luchaba por sus derechos y por su país. Estibadores del puerto Cristóbal y empleados de la Panama Electric Company se declaraban en huelga, sectores populares organizaban una inmensa manifestación frente al Club Unión para protestar por el intento de Estados Unidos de convertir la isla de Taboga en una base militar.  La intelectualidad istmeña funda la Academia Panameña de Historia y Colombia reconoce oficialmente a la República de Panamá.
Se dan pasos para fortalecer la educación pública, con la creación formal de la Universidad de Panamá.

Sin embargo, como parte de ese vivir arrodillado de las oligarquías en 1942 se firma  el llamado Convenio de las Bases entre los gobiernos de Panamá y los EstadosUnidos y a pesar que no eran necesarias, aún en 1947 el gobierno nacional anuncia “la necesidad de que continúe funcionando en el país las áreas de defensa establecidas por el gobierno estadounidense durante la Segunda Guerra Mundial”.

En ésta vorágine de acontecimientos en el país se dan movimientos que desembocan en el allanamiento de las oficinas del Frente Patriótico de la Juventud y varias estaciones de radio, el presidente Arnulfo Arias decreta la derogación de la Constitución de 1946, la disolución de la Asamblea Nacional y la interinidad de la Corte Suprema de Justicia, la fuerza pública asalta el Palacio de las Garzas y depone al Dr. Arnulfo Arias y encarga el ejecutivo al primer Vice-presidente Alcibíades Arosemena.

Estos últimos acontecimientos llevan a la Guardia Nacional a ser parte de juego político de la oligarquía.  El Coronel José Remón Cantera, como presidente,  denuncia la política administrativa de la Zona del Canal dando un paso “no convencional” y de poco agrado para los sectores más rastreros de la oligarquía panameña.

Mayo de 1958 fue un mes realmente diferente,  estudiantes universitarios dirigidos por Carlos Arellano Lenox, organizaron una siembra de banderas panameñas en la “Zona del Canal”, manifestaciones estudiantiles  son brutalmente reprimidas por la Guardia Nacional, que en ese momento hacia el perfecto papel de sicario del imperio y la oligarquía.

Tras la importante movilización de la población y la huelga estudiantil, la oligarquía es obligada a firmar el famoso “Pacto de la colina”, en el cual se consignan importantes cambios en la estructura de la Guardia Nacional, sin quitarle su papel represivo y defensor de los intereses norteamericanos y oligárquicos panameños.

Éste papel se evidencia en 1968 cuando estibadores de la Compañía del ferrocarril en huelga, son despedidos y junto con sus reemplazos se coloca un destacamento de tropas en los muelles.

Ya en 1970 la Guardia Nacional va jugando un nuevo papel nacional liberador encabezada por el General  Omar Torrijos, el  cual se dirige a miles de obreros en la región bananera de Puerto Armuelles, en lo que puede considerarse como el primer contacto importante con las masas, por parte del gobierno establecido en octubre de 1968.

El nuevo liderazgo Torrijista ordena la ocupación militar de la Compañía Panameña de Fuerza y Luz, empresa de capital predominante estadounidense que monopoliza los servicios de luz, gas y telecomunicaciones en la región metropolitana y canalera.

Los poderes fácticos deciden instituir el mes de mayo como el mes de las elecciones.  El último mayo nos recordó que ya ha pasado un año desde que  Juan Carlos Varela fue electo como presidente de la república y el opus dei, la oligarquía, el imperio esperando qué pasa, qué hace el ya no tan nuevo presidente.

El pueblo en la calle haciendo arte, luchando, exigiendo justicia, haciendo patria.  A veces dormido, perdido en el laberinto de las matrices basura de la canalla mediática, pero sobre todo trabajando, soñando con el futuro, nuestro futuro.


Mesa de Redacción de Orientación y Lucha Digital o Web Master