Idiomas:

Democracia nacional

Izquierda a Debate

1. Los atentados de París y el incendio del Reichstag.

2. Panamá: del Golpe de Estado al Proceso de Liberación Nacional.


Por la construccion de un estado de democracia nacional.
Contenido del Congreso Extraordinario del año 2000. 22/11/2015
Recuerdos de Carlos Wong. Carta abierta al diario La Prensa sobre la CSS. 16/11/2015
Hasta luego fraternal compañero Carlos Wong. La anacronía del discurso radical y pseudodirigentes: (Parte III). 11/11/2015
I. Incorporación de Panamá al sistema imperialista norteamericano. 02/11/2015
Paz para el mundo, No a la guerra.
Felicitaciones del Frente Internacional del Partido del Pueblo. 01/11/2015
Detengan la represión contra el pueblo.
Un diálogo con la Profesora Dora Pérez de Zárate. 01/11/2015
Hacia una patria realmente libre y democrática.  Imagen de ICAL Basta ya ...! De agresiones imperiales ...! 01/11/2015
Claves para entender el caso Leopoldo López. 01/11/2015
Comunicado Rubén D. Sousa - Partido del Pueblo.
Natalicio de Polidoro Pinzón Castrellón. 27/10/2015
Panamá soberana
El sujeto Partido. 23/10/2015
Foto de internet Renovación de los Organismos de Dirección del Partido del Pueblo. 23/10/2015
Constituyente originaria, ¡Ya!. Algunas ideas sobre la política económica del Partido, necesaria para la actual coyuntura. 23/10/2015
Comunicado - Partido del Pueblo.
¡Alto al crimen! 22/10/2015
Panamá soberana
Conferencia Nacional. Recomendaciones de la Comisión Organizadora. 21/10/2015
La silla Vacía. 20/10/2015
Constituyente originaria, ¡Ya!. Un pantallazo inicial. 19/10/2015
Constituyente originaria, ¡Ya!. Agroecología, seguridad y la soberanía. 19/09/2015
Tomado de La voz del Sandidismo
La crisis que no “tenemos”. 15/10/2015
Panamá libre y soberana.
El Comando Sur y la base de Punta Coco. 15/10/2015
Nuevamente vuelan los chatos. 15/10/2015
El socialismo es el presente y el futuro. Nada que no sabíamos. 15/10/2015

Contenido del Congreso Extraordinario del año 2000.

Por: Rubén Dario Souza Batista. 22 de noviembre del 2015.

Hacia una patria realmente libre y democrática.  Imagen de La GarbancitaPor mandato del Congreso Ordinario del Partido del Pueblo, celebrado en 1996, fuimos al Congreso Extraordinario, en el año 2000. El motivo de ese Congreso fue adecuar la existencia del Partido a los cambios estratégicos que sacudieron a la época del transito del capitalismo al socialismo.

La tarea asignada a este Congreso Extraordinario era garantizar la identidad teórica y científica, encarnada en el Partido. Fue la herencia que Marx y Engels creó en el marco del capitalismo, en su primera etapa de su desarrollo y desenvuelto por Lenin, en su segunda etapa en que se convirtió en capitalismo imperialista.

No obstante, ante el impacto de los grandes acontecimientos de la época en curso, se consideró la necesidad de adecuarnos a esa realidad adversa, mediante un ajuste de nuestra ideología a las carencias de nuestro pueblo explotado, de nuestra clase obrera, y a la la lucha contra la inicua explotación del capitalismo en general, de las transnacionales monopólicas y contra el neo-colonialismo. Fuera realidad en caso particular de Panamá, que nuestro partido prosiguiera en las trincheras revolucionarias como un destacamento, marxista-leninista, manteniendo la legitimidad revolucionaria, combativa heredada de los fundadores comunistas panameños desde 1930.

En otras palabras, el Congreso del 2000, estaba destinado a garantizar la continuidad de nuestra identidad marxista-leninista, nuestra teoría científica, socialista y establecer la correspondencia dialéctica, realista, entre nuestras aspiraciones revolucio0narias, ante las adversidades que nos produjo la invasión yanqui del 89, el derrumbe del mundo soviético y la imposición del unipolarismo yanqui con su política neoliberal.

Además, como consecuencia de estos descalabros, emergió en el seno de nuestro partido una fuerte corriente, con diversos matices, pero con un perfil común: el liquidacionismo.

Como se puede establecer, la tarea del Congreso Extraordinario era muy compleja y decisiva para la sobrevivencia legítima del Partido del Pueblo de Panamá: Mantener su identidad teórica y científica y condicionar y garantizar su presencia ante el pueblo y la clase obrera mediante una entidad que inculque y promueva la certidumbre de que nuestra propuesta es el camino.

En la actualidad, ante los desafío de la situación actual; en la escala global, continental, regional y nacional, considerandonos como sujetos revolucionarios, es decir, como un conjunto de voluntades, marxistas-leninistas, que aspira a establecer un Estado de Democracia Nacional, Pluralista participativa, comprometida con un Programa de Justicia Social y con la culminación de la Liberación Nacional, nos encontramos en unas condiciones desventajosas ante las obligaciones que se nos están presentando.

Lo que se nos pone en claro es que la ausencia de balances en la jerarquía correspondiente desde el 2000, permitió seguir conviviendo con métodos y prácticas en crisis que frente a las nuevas exigencias se convirtieron en vicios.

Hay que enfrentar esos vicios y depurar nuestras filas mediante un examen crítico y autocrítico que como decía Lenin: “ El Partido se fortalece depurándose”,. La crítica y autocrítica no es “liquidacionismo”, es una terapia revolucionaria.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Mesa de Redacción de Orientación y Lucha Digital o Web Master