Idiomas:

Democracia nacional

Izquierda a Debate

1. Las consecuencias económicas del presidente.

2. Un balance de la gestión de Varela.


Panamá soberana
Hacia donde nos debe conducir la constituyente originaria. 01/11/2016
Hasta la victoria siempre. Amargo despertar. 31/10/2016
Constituyente originaria, ¡Ya!. Declaración sobre siria. 31/10/2016
Hacia una patria realmente libre y democrática.
Una mirada retrospectiva al catalanismo. 31/10/2016
Tomado de La voz del Sandidismo
Incorporación de Panamá al sistema imperialista norteamericano. 26/10/2016
Hacia una patria realmente libre y democrática.
El Empirismo versus El Materialismo Dialéctico e Histórico. 26/10/2016
Importaciones, exportaciones y otras imposiciones. 26/10/2016
El socialismo es el presente y el futuro. Tesis sobre el significado del 3 de noviembre de 1903. 24/10/2016
Confiabilidad en el debate de la Renovación Integral. 24/10/2016
Paz para el mundo, No a la guerra.
A un congreso legítimo. 19/10/2016
Hacia una patria realmente libre y democrática.
Editorial: Sobre la renovación de nuestro partido. 19/10/2016
Hacia una patria realmente libre y democrática. Convocatoria a La Coordinadora General del 29 y 30 de octubre. 19/10/2016
Sobre la educación y salud nacional. 11/10/2016
Comunicado Ligia Arreaga.
Salir de Darién y de Panamá, no ha sido nada fácil. 05/10/2016
Panamá soberana
El descalabro de la CSS 2. 03/10/2016
Foto de internetPartido Comunista de Cuba felicita a Rubén. 26/09/2016
Hacia una patria realmente libre y democrática.
Odios sin razones.23/09/201.
Salud a las FARC-EP. 23/09/2016

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Hacia donde nos debe conducir la constituyente originaria.

Por: Ángel Valdés. 1 de noviembre del 2016.Hacia una patria realmente libre y democrática.

Si queremos convocar la constituyente originaria, lo primero que debemos preguntarnos es, ¿cuáles son los aspectos fundamentales que debemos cambiar en la Constitución y las Leyes? Ya hemos adelantado en esto cuando tratamos el concepto de propiedad privada y su ubicación en la norma constitucional. No es fácil plantear este cambio y que la mayoría de la población comprenda tal propuesta. Para la clase dominante esto sería un sacrilegio, pues están claros en que cualquier propuesta que afecte la posición hegemónica de la propiedad privada sería el principio del fin del derrumbe de su poder político. Como hemos visto, este aspecto ha sido introducido en varias reformas y cambios constitucionales en algunos países de Latinoamérica, donde la propiedad privada se desplaza desde su umbral privilegiado de garantía fundamental a garantías económicas y sociales. No obstante, en estos países como en Venezuela, Bolivia y Ecuador, el sector capitalista en la economía sigue siendo poderoso y se mueve como factor político persistente con el fin de cambiar el rumbo progresista de esos gobiernos, lo que nos demuestra que el mero cambio constitucional no es garantía para un cambio profundo en la sociedad.

Como bien lo expresan Katu Arkonada y Paula Klachko, “los sujetos de la restauración neoliberal no operan u operaron sólo en los países con gobiernos progresistas. Donde la izquierda es oposición se producen horrores inimaginables, la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa en México, la desaparición selectiva de militantes y referentes populares en Colombia, o el asesinato de la dirigente indígena hondureña Berta Cáceres son algunos entre los muchos ejemplos de las cuotas de destrucción humana, social y de bienes comunes a las que el capitalismo puede llegar con tal de mantener o elevar la tasa de ganancia.”, y del poder, agregamos nosotros. La fuerza del capitalismo no sólo se demuestra en su capacidad para manejar la economía, sino también en la capacidad local que tienen, aliados con los grandes poderes mundiales, para dominar la opinión pública para presentar sus golpes de Estados, sus persecuciones y sus crímenes, como medios necesarios para defender la democracia y la libertad.

La manera de actuar de la derecha o clase económicamente dominante en nuestros países, reflejan el carácter absoluto que les da el derecho a la propiedad privada, este derecho absoluto de propiedad privada se convierte en absolutismo político, lo que ha llevado a graves violaciones a la libertad y las formas democráticas de convivencia y a una grotesca acumulación de riquezas en pocas manos, con la consecuencia de concentrar el poder en grupos privilegiados quienes tienen las palancas en sus manos para el control social.

Pero lo anterior está provocando graves desequilibrios sociales. La población crece cada día más y la exigencia de las comunidades y grupos sociales aumentan significativamente, las personas y familias exigen un nivel de vida más alto y vivir con más dignidad y decoro, en la medida que la sociedad se hace más compleja las respuestas deben ser más inmediatas y oportunas. Lejos de una solución a estos problemas, lo que observamos es que el capitalismo aumenta la brecha entre ricos y pobres, no sólo en los países subdesarrollados, sino, igualmente en los países desarrollados.

Esto conduce a la convicción en grandes sectores sociales, que el actual sistema económico, no es capaz de resolver estos problemas por lo que hay que hacer cambios profundos en el modelo de sociedad si queremos salvar al planeta y no caer en la barbarie o la anarquía total como ya se está viendo en el mundo.

Hay diversos enfoques para la solución de estos problemas que surgen del actual sistema económico. La posición conservadora es la que piensa en la preservación del sistema de vida social actual, opinan que si bien existen problemas sociales, estos son el resultado del desarrollo natural del sistema. Es obvio que este sector están satisfecho con el sistema que le ofrece una posición “natural” privilegiada, son los que abogan por el respeto a la constitución y las instituciones, son liberales individualistas que confían y defienden que la economía tiene reglas propias donde el mercado pone en su sitio a los individuos dependiendo de la actitud de cada cual y su habilidad o talento para seguir adelante como empresario o trabajador. Como dice Novoa Monreal, para este sector “La pobreza es, generalmente, resultado del ocio de la ineptitud y del vicio. Su base principal está formada por quienes fueron derrotados en la libre competencia económica.”

Otro sector de la sociedad opina, que si bien el sistema económico y social actual no es perfecto, y existen desigualdades profundas, éstas se pueden solucionar haciendo las respectivas rectificaciones sin llegar a afectar la esencia del modo de producción, los que tienen riquezas las pueden seguir disfrutando y aumentando y los pobres pueden mejorar su nivel de vida en la medida que el Estado se preocupe por ellos, sobre todo garantizando una movilización social, a través de la educación por ejemplo, lo que permitirá una distribución justa de la riqueza en aras del bien común, no cuestionan a la propiedad privada, sino que expresan que esta propiedad tiene una función social que cumplir, por lo que no sólo la justifican, sino que, la presentan como la forma principal para el desarrollo económico social.

Contra estas dos posiciones y sus variantes, es que se debe presentar una propuesta esencialmente distinta y transformadora del actual sistema que debe estar reflejado en la constituyente originaria, empezando por lo ya planteado sobre la propiedad. Cuando nosotros cuestionamos a la propiedad privada, no lo hacemos desconociéndola como factor importante en el desarrollo económico, no se trata en una propuesta eliminarla de inmediato y de tajo, pues esto no sería ni viable, ni justo, ni económicamente aceptable. La iniciativa privada para el desarrollo autónomo y de satisfacción de las necesidades de quien la utilice como medio de subsistencia para él y su familia tiene un papel significativo en el desarrollo de la sociedad, lo que se cuestiona es que esta propiedad, por los factores ya anotados, se ha erigido como intocable e instrumento para la explotación y dominación de la mayoría de quienes no poseen tal propiedad. El monopolio de la propiedad privada en sus diversas formas, hoy en día, es un freno para el desarrollo integral de la sociedad, para el disfrute y goce de toda la riqueza tanto material, cultural y espiritual que ha creado la humanidad y lo que es peor, se ha convertido en el factor determinante de la destrucción ambiental de nuestro planeta. La economía capitalista, sus leyes e instituciones de carácter monopolista, individualista y competitivo, actualmente dominada por el capital financiarizado y las grandes corporaciones energéticas, de las nuevas tecnologías y armamentísticas, está llevando al planeta a un callejón sin salida al borde de una guerra total.

Con este marco de ideas partimos entonces que la constituyente originaria, debe ser el producto de una propuesta que contemple la satisfacción a las necesidades de la inmensa mayoría del pueblo. Esta propuesta debe nacer del propio seno de la sociedad, no de una concepción teórica de alguien o de grupos, se debe basar en las necesidades concretas y los cambios que exige la sociedad. Estas necesidades, económicas, sociales, políticas, culturales y ambientales, deben integrarse como un todo, para que cada una de ellas responda al bienestar de la sociedad y no de grupos privilegiados. Debe estar basada en la Declaración Mundial de los Derechos Humanos, puesto que, en esta declaración se contiene todo el desarrollo que en materia de convivencia ha logrado la humanidad hasta nuestros días.

Tomado de "Sobre la constituyente originaria."


Mesa de Redacción de Orientación y Lucha Digital o Web Master