Idiomas:

 



Izquierda a Debate

1. La sociedad panameña entró en un proceso de descomposición .

2. La globalización de las luchas sociales.

Tomado de La voz del Sandidismo
Aproximación crítica al Decreto Ejecutivo N° 920.23/01/2013
Tomado de La voz del Sandidismo
Resolución de apoyo al compañero Juan Jované.21/01/2013
Tomado de La voz del Sandidismo
Alianza Estratégica de Panamá convoca a marcha.21/01/2013
Detengan la represión contra el pueblo. LA VISIÓN POLÍTICA DE RUBÉN SOUZA.21/01/2013
Comunicado de la SPMG a sus bases. Movimiento Independiente de Refundación Nacional: A favor de la democracia en Venezuela.17/01/2013
El socialismo es el presente y el futuro.
La gota que derramó el vaso.17/01/2013
Comunicado de la SPMG a sus bases. Bomberos siguen en huelga, se sienten engañados.16/01/2013
Tomado de La voz del Sandidismo
Conferencia de prensa MIREN - Juan Jované presidente.15/01/2013
Tomado de La voz del Sandidismo
Crece la marea independiente.15/01/2013
Tomado de Panamá Profundo
Así desmierdamos la República.14/01/2013
Detengan la represión contra el pueblo. Transitamos por un momento crítico de nuestra historia.12/01/2013
Detengan la represión contra el pueblo. Siguen las represiones en Panamá en la comunidad de la Soledad.11/01/2013
Comunicado de la SPMG a sus bases. YO SI LE ESCRIBO AL PRESIDENTE. 11/01/2013
El socialismo es el presente y el futuro.
MANIFIESTO DEL PARTIDO DEL PUEBLO SOBRE EL 9 DE ENERO.
Tomado de La voz del Sandidismo
INFORMACIÓN DE ULTIMA HORA.
Tomado de Panamá Profundo
Comunicado de la red Ecológica, Social Agropecuaria de Veraguas.
La oligarquía está desidida a privatizar el agua en Panamá.
Jornada nacional de lucha.

Edición impresa de Orientación y Lucha

2da. Edición. N° 63, enero del 2013.
2da. Edición. N° 62, noviembre del 2012.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Aproximación crítica al Decreto Ejecutivo N° 920, de 30 de octubre de 2012,
“que crea el Sistema de Gestión de Centros Educativos de Formación Integral y se dictan otras disposiciones.”.

Por: Orientación y Lucha. 23 de enero del 2013.

Pensar y actuar contra corriente

Por: José Ángel Garrido Pérez
Candidato a magíster en Educación Universitaria
Panamá, 11 de enero de 2013

  1. La apariencia favorable

El Decreto Ejecutivo 920 de 2012 parece un avance hacia la recuperación de una perspectiva educativa con visión de continuidad y permanencia, y de la colocación de los elementos del Sistema Educativo en función de su utilidad hacia la “formación permanente”, en aras de la búsqueda de la “excelencia académica” vista desde una perspectiva “integral.”  Su estilo de redacción tiende a infundir confianza en la seriedad de los mecanismos para la obtención de estos propósitos y, sin duda, al acercarnos aisladamente al documento, su análisis textual infunde tal impresión.  El Artículo 3 de este Decreto marca los propósitos de este nuevo sistema de gestión y ha sido redactado con base en las más avanzadas concepciones educativas que están en boga: plantea un nuevo modelo de gestión orientado a la excelencia educativa, a la eficiencia administrativa y la eficacia funcional.  Pretende alcanzar las adecuaciones infraestructurales necesarias a tales propósitos, un sistema riguroso de selección y evaluación del personal directivo, docente y administrativo, así como del desempeño y obtención de metas innovadoras por parte de la organización educativa en su conjunto.

  1. Contradicciones en el texto a la luz del contexto

b.1 La degradación de la humanidad
La aproximación microtextual más detenida nos conduce a detectar puntos conflictivos.  El texto se refiere, en primer lugar, a una noción de la “excelencia educativa” que no define explícitamente.  No obstante, a juzgar por el fundamento legal en que se basa, puede colegirse que esta concepción de “excelencia” está relacionada con la noción de lo que sea conveniente a juicio del Órgano Ejecutivo (artículo 232 de la Ley Orgánica de Educación, invocado en el DE, párrafo 5 de los considerandos).  Sin embargo, tampoco este órgano determina explícitamente lo que tiene en mente como criterio para definir la “excelencia educativa”, lo cual deja tal interpretación expuesta al ideario más caprichoso.
      Dado este vacío en la interpretación del DE 920, solo queda la conexión macrotextual y contextual del documento.  La noción de “excelencia” aparece más clara si la relacionamos con la reciente Reforma Curricular que empezó a aplicarse por mandato del DE 944 de 2009, la cual soslaya la visión integral de la formación del estudiante, privilegia el enfoque economicista y promueve el reduccionismo del pénsum.
      Luego, la “excelencia educativa” está supeditada a la reducción del currículo, y por lo tanto, a la hiperespecialización socialmente acrítica, con alta capacidad de adaptación e innovación propositiva limitada al servicio de la “productividad” correspondiente a los requerimientos de expansión y desarrollo del mercado, pero con baja capacidad de cuestionamiento de las condiciones sociales, económicas, políticas y culturales.  Esto convierte a la educación en instrumento para la generación de medios de producción, los cuales, a su vez, son manejados y dominados por un número limitado de actores de la sociedad quienes, por su parte, marcan las pautas del contexto socio-histórico al mantener reservada, para ellos, una formación acorde con una visión integral del conjunto, pero ideológicamente tendente al sostenimiento del status quo que determina su dominio de clase.
      Por consiguiente, se abandona el sentido de la educación como un medio para lograr determinados fines hasta ahora relacionados con la humanización de la persona a partir de una formación holística, y en vez de perfeccionarse esta visión educativa con la noción de la solidaridad como requisito para la realización plena de la persona, se degrada a la concepción de la educación como un medio para la obtención de otros medios, los cuales, a su vez, sirven a fines que benefician a un grupo muy limitado de personas y, por consiguiente, evade y antes bien soslaya cualquier búsqueda de la humanización a través de la solidaridad, con lo que tiende a la cosificación del individuo y, por ende a su deshumanización.

b.2 El fondo de las “escuelas de excelencia”
Luego, las llamadas “escuelas de excelencia” buscan la formación de los mejores individuos que servirán de herramientas a las clases dominantes para su dominio de la sociedad.  Todo avance hecho en la dirección de la concepción integral del ser humano amenaza con derrumbarse en el lapso de pocas generaciones.  Para lograrlo, se ha tratado de imponer, en las últimas décadas, la visión práctica educativa referente a las “competencias” y a la necesidad de que la educación responda a los requerimientos de un “mundo competitivo.”  En el sistema capitalista, las “competencias” se refieren a las habilidades para adaptarse a los requerimientos  que impone el “mundo competitivo”, y las cualidades morales, profesionales y personales tratan de enfocarse en esa dirección.  El resultado es que el individuo producirá en función de la adaptación al medio impuesto por las minorías dominantes; el trabajador promedio luchará siempre por adaptarse a él; el que esté por encima del promedio innovará dentro del rango de creatividad impuesto por las condiciones históricas y sociales que lo circundan y que están caracterizadas por un fuerte dominio de la clase dominante.  Al creativo se le premiará por su creación siempre y cuando sirva al afianzamiento del status quo.  Por ello, el profesional “de éxito” será el que mejor responda a esta concepción, recibirá honores, salarios elevados y reconocimientos, y marcará el paso de las tendencias competitivas y, por ende, de las “competencias” relacionadas con ellas y que todo individuo debe poseer para alcanzar esta idea del “éxito”.
Luego, no es casual que justamente desde que empezaron a afianzarse las concepciones neoliberales en Latinoamérica (aproximadamente desde la década de los ochenta del siglo pasado) haya disminuido considerablemente la construcción de nuevas escuelas públicas, con el consiguiente hacinamiento de los estudiantes de extracción pobre y la inevitable consecuencia del desmejoramiento de la educación popular.  En cambio, el florecimiento de instituciones educativas privadas que desde entonces se ha experimentado ha puesto la idea de la “excelencia educativa” mencionada arriba solo al alcance de la pequeña burguesía, que en las últimas generaciones ha respondido clara y eficientemente al dominio del capitalismo como instrumento para su desarrollo y expansión. Luego, la educación pública se ha degradado y depauperado a través del hacinamiento, la reducción del horario de clases, las condiciones a veces infrahumanas para realizar las actividades educativas y los bajos salarios y deficiente calificación de los docentes; mientras que la educación privada, que impone duras condiciones a estos últimos sin lograr una calidad mejor que la del sistema público en el conocimiento humanístico, ha logrado formar elementos que responden a la hiperespecialización e instrumentalización del individuo al servicio de las clases dominantes, en tanto que estas, por su parte, gozan de todas las ventajas de la educación holística, con visión integral para facilitar su misión de dominio.
Luego, la creación de “escuelas de excelencia” por parte del Estado obedece a la necesidad que el mercado expansivo tiene de obtener individuos que respondan mejor a las necesidades de acumulación de capital; o sea, al llamado “desarrollo”.  Tras décadas del descuido más absoluto de la educación oficial, el Gobierno actual busca crear este tipo de escuelas.  Esta aparente contradicción no obedece a un “despertar” de la administración actual respecto de la importancia de la educación pública como base del desarrollo humano y social, sino que es fácilmente explicable por los siguientes hechos:

  1. Todo el proceso de descomposición de la educación pública de los últimos decenios ya ha arrojado el resultado esperado de tener una masa de población con serias falencias funcionales en su nivel educativo, íntimamente relacionadas con su emotividad, su baja capacidad crítica y su escasa visión del conjunto.  Así, estas masas ya están listas para servir mejor a la visión clasista que las concibe como sostenedoras acríticas (o sea obedientes y no beligerantes) del sistema.
  2. Las necesidades de desarrollo del capitalismo en nuestro país han sobrepasado la oferta que la iniciativa privada ha puesto en el sistema educativo.  El sistema público descompuesto, y el sistema privado insuficiente, no son capaces de llenar la demanda de personal que las necesidades de desarrollo del capitalismo imponen, especialmente en un ambiente en el que la economía financiera y de servicios se está imponiendo cada vez más sobre los renglones primario y secundario.
  3. La empresa privada, que requiere el personal calificado, no quiere invertir en educación popular para llenar las falencias y vacíos del modelo educativo actual con respecto al sistema económico.  Apremiada y necesitada de gente capacitada, ha confiado al Estado, tras décadas de privatización educativa de la que se ha beneficiado, su salvación para garantizar el recurso humano necesario a su expansión.  Luego, con el dinero y recursos del pueblo, y con la enorme deuda que acarrea, se apresta a crear escuelas que seleccionen rigurosamente a “maestros competentes” y a “estudiantes talentosos” para que pongan a estos, tras su egreso, en condiciones de llenar la demanda que la expansión capitalista actualmente requiere.  Así, pues, este modelo educativo no solamente tiende a ampliar, sino a solidificar las diferencias de clase a través de la deshumanización de la educación merced a la hiperespecialización y, de paso, con muy poco costo para los principales beneficiados: la empresa privada.  Ello explica por qué explícitamente se la coloca como parte del Consejo de Evaluación de las Competencias del Personal que laborará en dichas escuelas (artículo 30 del DE 920 de 2012) mientras que ninguna organización popular, sindical o gremial aparece para que garantice las condiciones laborales adecuadas, y la imparcialidad de esta selección.

c. Algunos aspectos específicos del DE 920
            Visto está que tras décadas de haber atentado contra la educación pública, los intereses expansivos de la empresa privada, potenciados ahora con los trabajos de ampliación del Canal, el desarrollo turístico, la conversión de la economía agraria e industrial en economía de servicios y financiera y los tratados de libre comercio, ahora buscan que sea el Estado el que pague el gasto necesario para la satisfacción de sus necesidades.  Los Gobiernos que dirigen el Estado, por su parte, se han distinguido por servir a los intereses de clase del capitalismo.  El actual no es la excepción y, por momentos, parece aún más comprometido con esta tendencia.  La administración actual es descarnadamente empresarial.  En su planteamiento de reforma curricular y educativa, además de actuar en función de sus necesidades de clase, ha aplicado la máxima chomskiana de la “socialización de las pérdidas para la privatización de las ganancias”.  Pero como lo que busca es la efectividad del proceso, ha optado por excluir, desmoralizar y descabezar a los gremios docentes que naturalmente les pondrían cortapisas en este evidente proceso deshumanizador de la educación.  Como se ha visto, no se les incluye en ninguna parte de él y antes bien se les impone la situación y condiciones; pero, además, se les desmejoran, de hecho, sus condiciones laborales embozadas so capa de un supuesto reconocimiento salarial.

  1. En primer lugar, se les somete a las condiciones más rigurosas jamás vistas para los docentes en su reclutamiento, selección y mantenimiento en el puesto (artículo 12 y ss.).
  2. El reconocimiento que se hace al personal sobre el salario base, por su parte, no compensa el alto nivel de exigencia al que se le somete, especialmente en lo concerniente al personal docente, que con un reconocimiento adicional de B/. 300.00 en virtud del horario extendido, no nivela sus necesidades en un país en el que la canasta básica pasa de B/. 700.00 mensuales y tiene una inflación del 30% anual.
  3. No existe, tampoco, el estímulo de la estabilidad para estos docentes, pues mantener su puesto depende del desempeño que se evalúa anualmente, sin fijarse con certeza los criterios para dicha evaluación ni menos la posibilidad de reclamaciones o la representatividad gremial (cfr. arts. 30 y 39), habida cuenta de la diferente naturaleza, nivel de exigencia y resultados esperados de este modelo educativo.

d. Conclusión
En vista de lo anterior, estamos en presencia de un modelo educativo deshumanizante, despersonalizante, hiperespecializante, acrítico, sectorizado, hecho a la medida de las demandas del capitalismo nacional e internacional y por lo tanto evolucionista adaptativo e individualista, con una noción de las competencias que propenden a la involución social debido a que profundiza las diferencias entre los miembros de la sociedad en vez de tratar de borrarlas.

Por lo tanto, los trabajadores de la educación, lejos de dejarse seducir por “compensaciones económicas” que no se balancean con las exigencias del puesto ni con los problemas señalados por la situación económica, social y política, antes de aceptar esta imposición que los avasalla deben replantear una contrapropuesta que tienda a la formación holística y humanizante, crítica, tendiente a la libertad como condición natural de la persona humana y a la solidaridad como virtud colectiva sin la cual es imposible el desarrollo intelectual y personal.  Como tal enfoque necesariamente entra en conflicto con la visión sectorizada y egoísta de quienes pretenden la creación y afianzamiento de la desigualdad educativa como fundamento de la desigualdad social, queda a los que creemos en la educación libertaria la acción social y política que lleve a la libertad educativa y a la igualdad social.

Mesa de Redacción de Orientación y Lucha Digital o Web Master