Idiomas:

 

El socialismo es el presente y el futuro.
MANIFIESTO DEL PARTIDO DEL PUEBLO SOBRE EL 9 DE ENERO.
Tomado de La voz del Sandidismo
INFORMACIÓN DE ULTIMA HORA.
Tomado de Panamá Profundo
Comunicado de la red Ecológica, Social Agropecuaria de Veraguas.
La oligarquía está desidida a privatizar el agua en Panamá.
Jornada nacional de lucha.
Comunicado de la SPMG a sus bases. DEFENSORES DEL RIO SAN PABLO.

Izquierda a Debate

1. Historia de dos ciudades.

2. Sin Ambages. Sobre los nombramientos presidenciales.


Edición impresa de Orientación y Lucha

2da. Edición. N° 63, enero del 2013.
2da. Edición. N° 62, noviembre del 2012.

MANIFIESTO DEL PARTIDO DEL PUEBLO SOBRE EL 9 DE ENERO.

Por: Orientación y Lucha. 8 de enero del 2013.

Pensar y actuar contra corrienteEste 9 de enero, al cumplirse 49 años de la gran gesta patriótica que marcó una huella imborrable en el camino de la liberación nacional del pueblo panameño, el Partido del Pueblo rinde homenaje a todos los patriotas que cayeron combatiendo heroicamente en esa lucha desigual frente al ejercito agresor norteamericano, y a todos aquellos que de una forma u otra participaron de esta batalla.

El ardor de la lucha del pueblo en las calles durante esos días gloriosos, exigiéndole incluso al gobierno de turno los medios para enfrentar al agresor en las condiciones que exigía el momento, obligó a la ruptura de las relaciones diplomáticas con los EEUU, algo sin paralelo en la historia continental. Este episodio de nuestra historia, que se pretende borrar ahora deliberadamente de la memoria de nuestro pueblo para sepultar el ejemplo de heroísmo y disposición al sacrificio de los panameños, demostró que una generación de patriotas, cuando siente que los intereses de la patria son pisoteados por un opresor, es capaz de ofrendar su propia vida por la dignidad nacional.

El camino recorrido por distintas generaciones de patriotas en la lucha contra las humillaciones del colonialismo norteamericano en todo el territorio nacional y particularmente en la ex‒zona del canal, ha estado saturado de sacrificios, torturas y muerte de decenas de hombres y mujeres, fundamentalmente de las jóvenes generaciones, que pusieron los intereses de la nación por encima de todo. Contrario a este escenario patriótico, es vergonzoso pero obligante recordar las posiciones serviles y traidoras a los intereses nacionales que adoptaron todos los gobiernos oligárquicos obedientes de Washington, que precedieron a esta gesta y particularmente hoy, las posiciones entreguistas del actual gobierno del martinelato.

Fue necesario la expulsión del poder político de esta oligarquía envilecida y corrupta, por el golpe militar en 1968, para que surgiera la posibilidad real de abrir un nuevo proceso negociador que planteara la abrogación del tratado de 1903 y la aprobación de un nuevo tratado, que diera como resultado la nacionalización del canal de Panamá, la integración del territorio de la ex‒zona del canal a la soberanía nacional y la salida de las 14 bases disuasivas del Comando Sur, de nuestro país. Estas conquistas logradas, constituyen eslabones claves en el proceso de culminación del estado nacional independiente y además establece premisas sólidas para impulsar un desarrollo económico con inclusión social como lo aspira el pueblo panameño. El general Omar Torrijos, líder de este proceso de liberación nacional, expresó esta aspiración popular señalando que todos los activos logrados con la negociación de los Tratados Torrijos –Carter, “debía dársele el uso más colectivo posible” y dio pasos concretos en esa dirección.

Hoy, al final de los 49 años de esta gesta, nos encontramos con un gobierno de derecha, encuadrado en la caricatura de “institucionalidad democrática” impuesta por la invasión norteamericana de diciembre de 1989, la cual se caracteriza por la exclusión del movimiento popular en la gestión del Estado y la imposición de un modelo de crecimiento económico sin desarrollo social, subordinado a las obsoletas recetas neoliberales de Washington y del capital financiero nacional e internacional.

Es bajo este enfoque antinacional que todos los gobiernos post‒invasión surgidos del proyecto de restauración oligárquica impuesto por los norteamericanos, se plantearon la fragmentación y privatización de los bienes revertidos para ponerlos en el mercado de tierras y fueran devorados por el apetito insaciable de las multinacionales, de la oligarquía inmobiliaria y la banca internacional. Producto de este enfoque ya están a la venta centenares de hectáreas en Fuerte Sherman, Clayton, etc. Todo esto ha estado dirigido a renovar y consolidar las relaciones de dependencia neocolonial, sostenidas internamente por el nuevo centro de poder de la oligarquía financiera nacional.

Con el fin de mantener esta política de saqueo de los bienes públicos, el gobierno de Cambio Democrático pretende ahora “repetirse” en el poder en el 2014, para lo cual ha estructurado todas las reglas del juego que le garantice sus aspiraciones, e impuesto un estilo autoritario, impositivo y gamonalista de gobierno, que se traduce en un notorio retroceso de la vida democrática alcanzada por la lucha popular. En este contexto, las soluciones pacíficas políticas a los profundos problemas que aquejan a nuestra sociedad, se han venido cerrando, llevando al país a un peligroso dilema.

Hay que detener este rumbo al que nos conduce el gobierno de Cambio Democrático; y para ello se hace indispensable la más amplia unidad de todas las fuerzas democráticas. Seguir la vía de la liberación nacional trazada por nuestros mártires, impone darle un alto definitivo a la venduta sin igual de los bienes de la nación, a la corrupción salvaje que domina las instituciones del Estado, al autoritarismo presidencialista y el despotismo martinelista.

LOOR A LOS MÁRTIRES DE ENERO!…
A ROMPER LAS CADENAS DEL PODER NEOCOLONIAL…
SIN DEMOCRACIA INCLUYENTE, NO HAY LIBERACIÓN NACIONAL!...

Rubén Darío Sousa B.
Coordinador General
Partido del Pueblo de Panamá
3 de enero de 2013

Mesa de Redacción de Orientación y Lucha Digital o Web Master